SALUDO DE LA ASOCIACIÓN NACIONAL DE MAGISTRADOS POR EL DÍA DEL JUEZ

SALUDO DE LA ASOCIACIÓN NACIONAL DE MAGISTRADOS POR EL DÍA DEL JUEZ

En esta hora difícil que atraviesa la magistratura, un saludo por el día del juez tiene necesariamente que ser una felicitación y una reflexión al mismo tiempo. En necesario iniciar con lo segundo. La tarea que se nos ha encomendado es, sin duda, una de las más delicadas que existe. La infalibilidad de Dios, garantiza la rectitud y acierto de su fallo. En la sociedad organizada, donde desempeñamos nuestra labor, la rectitud y acierto del fallo dependen de muchos otros factores que buscan evitar el error, dado que la infalibilidad no es una gracia humana. Somos mujeres y hombres a quienes se nos confía la vida de las personas en sus diferentes manifestaciones, pues toda decisión judicial afecta al individuo, sea cual sea la materia que se juzga. Un trabajo restituido, puede suponer el bienestar de una familia; la correcta determinación de la tenencia de un niño, garantizar la buena formación de un ser humano; la imposición de una pena, la ruina una vida.

Señores magistrados, en este día se debe renovar la consciencia de quienes somos y qué hacemos. Solo con consciencia de ello, podremos acercarnos al ideal de juez realmente justo. Por ello, por difícil que sea, recuerden siempre: ver con imparcialidad, aplicar la ley pero sobre todo el Derecho, y tengan siempre presente que se juzgan los problemas de seres humanos como nosotros. Como le recomendó el Quijote a Sancho para cuando gobernador tuviera que impartir justicia: “Hallen en ti más compasión las lágrimas del pobre, pero no más justicia, que las informaciones del rico”. La imparcialidad siempre será el más importante de nuestros tesoros como magistrados.

Teniendo sobre nuestras espaldas tan desafiante tarea que asumimos con entusiasmo y dedicación, que sea este un día en que con alegría celebramos nuestra investidura. Que sea esa alegría la renueve nuestras fuerzas y desvanezca nuestros miedos. Debe saberse que por más presiones que se nos quieran imponer, nuestro compromiso es con la humanidad. En la sociedad hay muchas fuerzas, pero nosotros somos una: la de la razón, la del Derecho. Hay en efecto mucho por hacer, pero también mucho que celebrar. Hay que celebrar las muchas veces que hemos impartido justicia con la consciencia tranquila y el corazón apasionado, y por todas las veces que seguiremos haciéndolo ¡Feliz día del juez!

admin

Comentarios cerrados.